Cuando el cuerpo habla. Psoriasis: mi propia experiencia.

Hace ya algún tiempo que tenía en mente escribir sobre este tema.

Ya os he hablado en otras ocasiones de que a raíz de esta crisis existencial que viví tras conocer a mi Alma Gemela (AG) desarrollé un brote bestial de psoriasis en gotas por todo mi cuerpo. Me ha costado aproximadamente un año y medio darle la vuelta, y a día de hoy, puedo decir que está bastante controlado, y que mi piel ha mejorado espectacularmente. Aunque ya sabéis que mi enfoque general de los temas es siempre desde la espiritualidad y el autoconocimiento, al final de este post me detendré también a contaros las pautas, terapias y remedios que mejor me han funcionado con la psoriasis, por si alguno de vosotros llegara a este  texto buscando más bien eso y no le interese tanto conocer la relación emocional ni mi historia.

Si habéis seguido un poco mi blog, sabréis el enorme conflicto interno que he vivido. Era como una lucha interna conmigo misma. Mi corazón sentía un amor que se desbordaba por la persona de mi AG, y me había desenamorado de mi marido… aunque ninguna de las señales exteriores acompañaban a estos sentimientos, pues mi AG escapaba de mí y mi marido permanecía fiel a mi lado a pesar de la tempestad… Pero mis sentimientos eran tan reales, me agarraba tanto a ese enamoramiento tan gigante que no podía ver más allá.

De lo que no tengo duda es que todo este Amor tan gigante que mi AG despertó en mí fue real. Ha sido lo más real y lo más intenso que me ha sucedido en la vida. El problema fueron mis apegos. Porque ese amor estaba allí para derrumbar todas las creencias y pilares en los que se sustentaba mi vida, para volverme a reconstruir como una persona nueva desde la base, desde unos nuevos cimientos… Ese Amor ha sido real en todo momento, pero he tenido que aprender a transformarlo. Y ya sabéis cuánto cuesta esto, verdad?

El caso es que el resultado de todo este conflicto emocional hizo detonar mi cuerpo. Mi piel se rompió, literalmente. Me llené de lesiones de psoriasis, que para quien no lo sepa son zonas donde la piel se lesiona, se engrosa, se cubre como de escamas que pican mucho y que aunque no es contagioso, hace que los que la padecemos nos cubramos con ropa y queramos evitar mostrar nuestra piel.

psoriasis-gotas

Como dice el título del post: “El cuerpo habla”, y yo tenía que intentar descifrar qué quería decirme el mío, y ponerle remedio.  Y aunque ahora me parezca obvio, me llevó mucho tiempo entender su lenguaje y poder traducir todos los síntomas.

¿Y qué es lo que mi cuerpo trataba de decirme? Bueno, pues el pobre ya empezó dando señales antes del brote de psoriasis. De hecho tuve hasta 4 episodios de amigdalitis en un plazo de 5 meses  antes de que me apareciese el problema en la piel. Fueron unas amigdalitis bastante duras, de las de no poder tragar ni la saliva, y que necesitaron de antibióticos diferentes para poder curarse, porque por lo visto el “bichito” que las provocaba era bastante resistente a ellos…

Así que interpretando esta primera señal (una garganta que se inflama, que no puede si quiera hablar o tragar) podía estar indicándome la necesidad tan enorme que yo tenía de soltar toda esta pelota emocional, de poder expresarme… Sentía una necesidad inmensa de comunicarme con mi AG, de decirle cómo me sentía, cuánto le quería, y cuánto estaba sufriendo… pero era imposible poder hacerlo. Así que reprimí la expresión, y curé el síntoma de la garganta, pero fue entonces cuando el cuerpo ya no pudo más y su siguiente modo de expresarse fue a través de la piel.

La piel habla de nuestros límites, es lo que nos separa del resto de individuos. Es el órgano que nos permite experimentar el tacto, el tocar y el ser tocados… y claro, mi conflicto trataba precisamente de eso, porque yo deseaba ser tocada por mi Amor, por mi compañero de alma, pero aborrecía tener que ser tocada por mi marido…porque no me sentía enamorada de él. Pero como sabéis, por mantener la armonía familiar y porque en el fondo era una cobarde para tomar la decisión de separarme de él seguía “prostituyendo” mis verdaderos sentimientos en pos de aparentar normalidad y una vida familiar armónica… los que tenéis hijos sabéis los sacrificios que todos somos capaces de hacer por ellos.

Fijaos lo curioso y lo claro que es el cuerpo que mis primeras lesiones de psoriasis me brotaron en la zona del pecho, en la pelvis y en la cara interior de los muslos… ¿Casualidad? No lo creo… Justo las zonas más vinculadas con la sexualidad… Tener relaciones sexuales se había convertido en una pesadilla para mí (podéis leerlo en el post donde hablo de ello: “Sexualidad Sagrada”).   Después se me cubrió de psoriasis el cuerpo entero, desde la cabeza a los pies, pero sí que empezó de este modo. Era consciente de que estaba desoyendo a mis verdaderos sentimientos…

Otra señal llamativa fue que desarrollé una intolerancia al gluten. En biodescodificación se asocia el gluten (el pan) al padre. Todo el mundo me decía que resolviera los conflictos que tuviera con mi padre, y la verdad es que llevo años en los que ya había trabajado esto, y tengo a mi padre super aceptado en su papel y en su manera de ser. Le he perdonado y me he perdonado a mí también, así que no me cuadraba demasiado asociar el gluten a él… Pero lo que sí me resonó mucho más fue cuando descubrí que el gluten podría estar simbolizando al padre pero no al mío, sino al de mis hijos… y esto me supuso un click muy grande de consciencia. Claro!!! Yo deseaba tener un hijo con todo mi corazón, pero estaba atravesando una crisis de pareja porque no amaba a mi marido, no podía concebir un hijo de este modo… El padre que yo sentía-deseaba para mi futuro hijo era mi Alma gemela… De nuevo surge el conflicto y el sufrimiento… curioso, verdad? (podéis leer más en mi post “Hijos del amor”).

Todo este maremoto emocional nos hace estar tan en el ojo del huracán que no nos  permite que tengamos una visión más amplia de lo que sucede, ni discernir el verdadero motivo que el universo tiene para hacernos vivir esta experiencia. Y esta fue la clave de comenzar la sanación. Encontrar una terapeuta-orientadora que me hiciera salir de ese ojo del huracán, y ver todo con una perspectiva mucho mayor, para valorar con objetividad lo que estaba sucediendo. Y aunque ha sido, o mejor dicho, está siendo un proceso largo y trabajoso, empecé a hacerlo.  Y ya situada en esta nueva perspectiva pude mirarme a mí, la que yo era en esos momentos, la chica que había cambiado tanto en estos últimos 3-4 años, y mirar también al que era mi marido, en el momento actual. Pues ninguno de los dos éramos los chavales de 24 y 27 años de cuando nos conocimos. Ahora éramos personas muy diferentes, que habían recorrido sus respectivos caminos de evolución, y a quienes este bombazo de mi crisis personal había alejado tanto….

5b600d10246f00dc62dca9bbc7844ee4--love-life-hay

Y ahora, desde esta nueva perspectiva era necesario valorar, y elegir con libertad si queríamos seguir juntos o no. Y ambos decidimos que sí, y volvimos a trabajar en enamorarnos el uno del otro,  bueno sobre todo yo, porque él me ha demostrado con creces que siempre ha seguido enamorado de mí… Es una persona maravillosa…

Y a partir de este momento mi piel empezó a mejorar. Con sus pasitos para adelante y para atrás, pero en global avanzando. Mi AG sigue haciendo “toc-toc” en mi corazón de vez en cuando, pero noto que mis apegos hacia él se han debilitado mucho, pero que lo que sí que permanece es un poso de Amor muy puro y sincero en el fondo de todo. Y esto es algo que me alegra mucho, porque me permite amar a ambos sin sentirme mal ni culpable. Al contrario, me hace sentir una mujer muy afortunada, pues no todo el mundo tiene la oportunidad de sentir un amor tan enorme, tan transformador, o como yo digo siempre, no todo el mundo tiene la suerte de poder sentir el Amor del Cielo en la Tierra.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Como veis, el origen de mi enfermedad tenía un gran componente emocional, pero aparte de trabajar en este aspecto he buscado la sanación física a través de la medicina tradicional y también la alternativa.

La medicina tradicional se limitó a darme dos remedios: antihistamínicos orales (loratadina) y corticoides en crema ( al principio me daban Daivobet en combinación con Daivonex, pero después me pasaron a Elocom). Ambos funcionan bien, pero como los considero simplemente parches para tapar la sintomatología y no algo que me sane desde dentro, me incliné hacia las terapias alternativas, y aquí abajo os expongo lo que mejor me ha ido:

 LO QUE MEJOR ME HA FUNCIONADO 

1- Lo que más me ha ayudado sin duda ha sido eliminar el gluten de mi dieta.

Ha habido otros alimentos que también veía que me empeoraban la piel, como los lácteos, el chocolate o el pescado, pero lo del gluten es indiscutible.

Los análisis de sangre me dieron negativo para la intolerancia al gluten (me analizaron sólo los anticuerpos antigliadina), pero es tan claro cómo responde mi cuerpo a la introducción de gluten que no tengo duda de que es una especie de tóxico para mí. Al menos en mi caso, cuando lo ingiero, a las horas o al día siguiente empiezo con una especie de reacción alérgica en la piel (me empeoran mis lesiones de psoriasis) y la cara se me pone como moteada, como las salchichas que tienen esas motitas más oscuras y más claras entremezcladas, y todo el contorno de los ojos se me hincha y no me puedo ni tocar el ángulo externo de los ojos de lo que me duele. La última vez tuve que tomar antihistamínicos y esperar unos 3 días a que me fuera bajando la inflamación.

Aparte de la piel, es como si a nivel muscular me dieran una paliza. Mi cuerpo sólo quiere dormir y descansar, es como si no pudiera ni con el alma… Esto me ha hecho pensar en la pobre gente que sufre fibromialgia… no me quiero ni imaginar lo mal que lo tienen que pasar… ¿quizás a ellos también podría ayudarles excluir el gluten de la dieta? Podría ser…

2- Desde hace aproximadamente un año he estado haciendo una sucesión de dietas de limpieza (hepática, linfática…) pero lo que mejor me ha ido ha sido la dieta baja en histamina. Os adjunto un link para que le echéis un vistazo, pero al menos a mí, en los momentos en los que peor he tenido el brote me ha ayudado mucho. Pero tengo que hacerla de manera bastante estricta, porque en cuanto me veo mejor y me relajo un poco y tomo algún alimento con un contenido un poco más alto en histamina (como podría ser plátano, cítricos, carne…) ya me pongo con la piel fatal…

https://nuriaroura.com/dieta-baja-en-histamina/

El tema de la histamina, lo veo como si mi cuerpo fuera un pantano lleno de agua (histamina). El pantano está casi lleno hasta el borde, y en el momento en el que yo añado desde fuera más histamina, ese pantano se desborda a través de mi piel…  El tema sería saber por qué tengo tan alto el nivel de histamina, pero como no lo sé, de momento me ayuda poder controlarlo con la alimentación… Tengo la esperanza de que sea algo transitorio, pero ya iremos viendo…

3- Hidratación. Tanto por boca (beber mucha agua, y comer mucha fruta y verduras) y de la piel.

Me hidrato mucho la piel. Unas 2 ó 3 veces al día, y los días que me pongo fatal intento hacerlo cada 2 horas durante el día y siempre que me despierto por la noche…

He usado innumerables cremas: caras y baratas, comerciales y artesanales-naturales… En resumen os diría que de las cremas comerciales me quedo sin duda con la Nivea de la caja azul. Hidrata mogollón, e impide que se me reseque la piel en unas horas. Y últimamente me ha ido muy bien también una leche corporal de la marca Welleda, para bebés, a base de caléndula. De las cremas/aceites naturales me quedo con el aceite de coco, al que a veces añadía un poco de aceite de Neem y también de lavanda.

4- Sesiones de Topology System

Se trata de una especie de ordenador del que salen unos electrodos que te colocan en muñecas, tobillos y espalda, y te envía corrientes eléctricas muy suavecitas, que ni se notan, y sirve para equilibrar los meridianos energéticos del cuerpo. Ayuda en diversas dolencias, pero en la psoriasis sobre todo es efectivo porque favorece de la relajación del sistema nervioso. A mí me hacían sesiones de una hora y media aproximadamente. Estás tumbado en una camilla, descansando, con esos electrodos conectados…

Yo he estado yendo unos 6-8 meses y he notado bastante mejoría. Las sesiones a mí me costaban 30 euros, e iba una vez al mes.

Os dejo este enlace que explica mejor que yo en qué consiste:  https://www.dsalud.com/reportaje/topology-system-eficaz-metodo-automatizado-de-electroacupuntura/

5- Sol, mar y relax.

Otra cosa que me ha ayudado increíblemente han sido la playa y las vacaciones. Estuvimos en Tarragona una semana y mejoré tanto que pensaba que le había dado la vuelta del todo. Al terminarse los días de vacaciones y regresar a casa (vivo en el norte), volví a empeorar un poco, pero nada en comparación de cómo estaba al principio del verano.

El sol de piscina no me ayudaba tanto. Creo que la combinación del sol y el mar de la playa es muchísimo más efectivo.

6- Infusiones de Artemisia Annua

Me animé a tomar estas infusiones a raíz de un testimonio que encontré en internet, en la web de Dulce Revolución. https://dolcarevolucio.cat/language/es/psoriasis-3/

Y como me pareció un producto económicamente asequible y tenía tan buenas críticas lo pedí en esa misma web. Creo que me costó unos 7 euros.

Decidí que iba a tomarlo nueve días (una novena), 3 infusiones cada día.

La verdad es que tiene un sabor super amargo, pero que al final te acostumbras.

Yo no noté un resultado milagroso, pero creo que en general sí me ayudó. Pero los primeros días sufrí un empeoramiento bastante llamativo (quizás fue una especie de crisis de curación). Hay personas a las que les ha sido super útil, y creo que merece la pena probarla.

Estuve en la duda de si probar también con el MMS, pero al final me dio miedo, y preferí la artemisia porque me parecía más segura.

7- Suplementos alimenticios.

Siempre me he asesorado por profesionales de la salud. Mientras hacía esas dietas de limpieza que os he comentado he tomado cosas como cobre-manganeso, omega 3 (DHA), ácido fólico, vitamina C (en dosis altas), un producto que se llamaba Daosín (para bajar los niveles de histamina), otro que se llamaba Metal Detox, un alga que se llamaba Chlorella… y por supuesto también he probado la homeopatía, flores de Bach y algunos más…

Otra cosa que también me ayudó fue tomar agua de mar en ayunas (la venden embotellada). Tomaba el culito de un vaso cada mañana. Sirve para alcalinizar el ph sanguíneo.

8- Y lo último, pero no por ello menos importante: Descanso, dormir y tratar de estar tranquilo.

Los días que duermo muchas horas me despierto con la piel mucho mejor.

Hacer ejercicios de respiración y meditar también me va muy bien, y también el intentar procesar las emociones negativas contenidas, la preocupación excesiva, el control… Esta parte quizás es la más complicada para mí, pero creo que es el eje de todo el problema. Seguiremos trabajando en ello.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………..

ACTUALIZACIÓN  (24 enero 2018)

Desde que escribí este post ha habido algunos descubrimientos y cambios que quería compartir con vosotros:

El primero es que cada vez estoy más convencida de la relación de mis empeoramientos/brotes con el tema de la histamina.  He estado leyendo un montón de información y de blogs sobre ello, y os voy a compartir un texto que para mí es de diez, que explica super claro todo el tema del exceso de histamina en sangre, y todos los factores que influyen.  Ya veréis qué joya. Con el permiso de sus autores, enlazo con la web de “Cocinando con histaminosis”, donde ellos comparten este interesante artículo de la Dra. Isabel Pajares. Se titula “Histaminosis crónica y recidivante”.

Y mi otro “descubrimiento” de esta última temporada ha sido un remedio homeopático que se llama “Poumon Histamine”.  Al menos a mí me está ayudando a tener bastante bien la piel y a mantener bajo control estos brotes, o empeoramientos que a mí me recuerdan a urticarias (pero que la alergóloga me dice que no lo son, que es algo inespécifico).  Sé que las pautas para tomar homeopatía han de ser individualizadas y únicas para cada persona, pero por si a alguien le sirviera o le orientara os comparto la que yo estoy siguiendo:  Poumon histamine 15ch,  5 gránulos al día durante 3 meses, y cuando tengo brote/empeoramiento puedo tomar 3 gránulos cada hora.  De verdad que creo que a mí me está ayudando mucho. Claro, todo ello acompañado de una dieta baja en histamina.  Los días que estoy mejor me permito comer algún alimento con un poquito más de histamina, como huevos, o plátano, pero de normal tengo que ser bastante estricta, porque enseguida me empeora la piel…

……………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Y hasta aquí mi post de hoy… si más adelante encuentro algún nuevo remedio que me vaya bien lo añadiré para vosotros.

Como siempre, quiero daros las gracias por leerme, por vuestro tiempo y vuestra agradable compañía.  Espero que haya sido de ayuda para alguien.

Un super abrazo de Luz para todos. Hasta pronto, compañeros de camino!

Con amor, Ultreia.

Anuncios

2 comentarios en “Cuando el cuerpo habla. Psoriasis: mi propia experiencia.

  1. Pingback: Sexualidad Sagrada | Almas Gemelas: Recordando el camino a Casa

  2. Pingback: El hilo rojo del destino | Almas Gemelas: Recordando el camino a Casa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s